Darknet: las cloacas de la Deep Web

Existe mucha vida digital más allá de los buscadores convencionales de Internet. La parte no accesible de la red es conocida como Deep Web y esconde infinidad de páginas sin indexar, a las que sólo se puede acceder mediante buscadores especiales. El más conocido de ellos es TOR (The Onion Router), cuyo nombre hace referencia a las capas de una cebolla. Internet también funciona por capas y la mayoría de usuarios se mueve en las más superficiales. Se estima que Deep Web aloja más del 90% de los datos existentes en la red global. Al igual que en cualquier gran ciudad, este submundo digital tiene también un barrio peligroso, que se conoce como Darknet, donde abundan delincuentes que, amparados en el anonimato, desarrollan todo tipo de actividades ilegales.

Bernardo Carrión

Venta de drogas, pornografía infantil, porno adulto sin límites, lavado y falsificación de dinero, venta de tarjetas de crédito robadas, foros antisistema, estafas, alojamiento web para contenidos ilegales, terrorismo, mercado negro de armas, necrofilia, escatología o snuff movies. El catálogo de contenidos es inabarcable. Un paseo por las cloacas de Internet nos recuerda que el lado oscuro del ser humano es capaz de conquistar todos los territorios.

La Deep Web se suele representar como un iceberg. Un usuario convencional solo ve la capa más alta, mientras que la mayor parte de Internet, a la que no es fácil acceder, queda oculta.

La Deep Web se suele representar como un iceberg. Un usuario convencional solo ve la capa más alta, mientras que la mayor parte de Internet, a la que no es fácil acceder, queda oculta.

No todo lo que hay en la Internet profunda gira en torno a las actividades ilegales. Mucha de la información que hay en Deep Web son páginas que no pueden indexar los buscadores porque pertenecen a bases de datos de acceso privado o solo son visitables para usuarios con contraseña: universidades, organismos públicos, empresas y otras organizaciones guardan mucha información no accesible desde buscadores convencionales. Por poner un ejemplo, la base de datos del diccionario online de la RAE está en Deep Web y no se puede consultar íntegra sino palabra a palabra a través del buscador de la web de la academia. Tampoco están indexadas webs muy antiguas o programadas en flash.


Navegar bajo el anonimato

Además de actuar como el mayor repositorio de la civilización, Deep Web permite a sus usuarios navegar bajo el anonimato gracias a que la información circula a través de rutas impredecibles que impiden o dificultan enormemente el rastreo. Este es el gran atractivo para los delincuentes cuyas actividades conforman Darknet, los bajos fondos de Internet.

Se estima que más del 90% de los contenidos de Internet no son accesibles desde buscadores convecnionales.

Es fácil acceder a Darknet. Basta con descargar e instalar el navegador TOR (The Onion Router), tarea que toma unos pocos minutos. La apariencia una vez dentro es viejuna; la usabilidad, la imagen y el diseño no son valores al alza en Darknet. Esta red no necesita que sus contenidos entren por los ojos sino páginas ligeras, ya que su complejo sistema de enrutado hace más lenta la navegación. Una vez dentro, hay dos formas de buscar información: existe un buscador llamado Torch, que funciona de manera similar a Google; pero si no se sabe exactamente qué buscar la solución más práctica es entrar en Hidden Wiki, donde aparece un listado con gran cantidad de enlaces que conducen directamente a cada directorio temático de webs.

Direcciones que cambian constantemente

La mayor parte de los dominios tienen direcciones que cambian constantemente de manera aleatoria y son alfanuméricas, por lo que hay que saber cómo mantenerlas actualizadas. Muchas cambian de URL cada día. Si en el Internet superficial todos quieren que su dominio sea localizado, visitado y recordado por toda la gente que sea posible, en el profundo se persigue casi lo contrario: ser localizado solo por quien busca determinados servicios no accesibles desde Google.

Captura de pantalla de Silk Road, uno de los sitios más populares de la Deep Web, que fue desarticulado hace unos años. Le han sustituido otros.

Captura de pantalla de Silk Road, uno de los sitios más populares de Darknet, que fue desarticulado hace unos años. Le han sustituido otros como Middle Earth o Ágora.


La gran variedad de productos y servicios ilegales aparece en listados de URL, todas ellas acabadas en .onion. Este es el listado de las categorías que ofrece The Hidden Wiki:


Hidden service lists and search engines: Información para explorar Darknet
Marketplace Financial: Compra y venta de bitcoins, lavado de dinero, tarjetas de crédito clonadas, falsificación de moneda, cuentas robadas de Pay Pal.
Marketplace commerce services: Explotación sexual y mercado negro de armas, objetos robados, documentación falsa, asesinatos por encargo, estafas.
Marketplace drugs: Tráfico de todo tipo de drogas, en pequeñas y grandes cantidades.
Hosting: Alojamiento de archivos legales e ilegales con alta privacidad.
-Blogs: De temática muy variada.
Forums and chans: Intercambio de imágenes de todo tipo, debates sobre temas ilegales.
Email and messaging: Cuentas de correo gratuitas y de pago.
Political: Activismo, teorías de la conspiración, terrorismo.
Hacking: Servicios de hackeo de cuentas, perfiles en redes sociales, servidores, webs, phising, extorsión.
Warez: Cine, música y libros protegidos por derechos de autor.
Erotic 18+: Porno sin límite moral.
Erotic Hard Candy: Pornografía infantil.
Erotic Jailbait: Sexo con púberes y adolescentes.
Non English: Idioma no inglés.
.

Las estafas son el principal peligro

Entrar en Deep Web no es ilegal, pero sí lo es acceder a páginas que ofrecen o difunden actividades ilegales. Las transacciones se cruzan en Bitcoins, la moneda de Internet. Una de los mayores peligros es la estafa (scam), ya que nadie puede reclamar ante la justicia un incumplimiento de contrato en el mercado negro. Los novatos son presa fácil para los scammers. Para evitar ser víctima de uno de ellos, las tiendas ofrecen escrow, un mecanismo que, a cambio de una comisión, retiene el dinero del comprador y no lo libra al vendedor hasta que el primero recibe la mercancía y da su aprobación. Al igual que en E-Bay, los vendedores de objetos robados, sustancias ilegales, armas o cualquier producto o servicio están sometidos a votaciones de sus clientes, la mejor manera de conseguir una reputación. Aunque también hay especialistas en shilling (hacer creer a los compradores que un vendedor tiene muy buena reputación para luego estafarlos).

Captura de pantalla del buscador Tor (The Onion Router, cuyo uso es imprescindible si se quiere acceder a Deep Web.

Captura de pantalla del buscador Tor (The Onion Router, cuyo uso es imprescindible si se quiere acceder a Deep Web.

En el lado oscuro de Internet también opera la policía. El FBI está detrás de las honeypot (webs falsas para atraer a los usuarios de actividades o productos ilegales). Cuando los federales interceptan algún envío envían al usuario una love letter (aviso de confiscación de paquete). Cómo no, muchos de los scammers las usan para hacer más verosímil su estafa. Hasta existe una leyenda, la de Mariana’s Web, que habla de una web en la fosa más profunda de Internet, con los vídeos más inmorales y depravados.